Oscar

¿Qué está pasando con los créditos en España?

Qu-tipos-de-hipotecas-te-ofrece-Bancomer

El mercado hipotecario español es uno que nos merece especial atención, pues ha sido protagonista de un enorme crecimiento a la par que de una aparatosa caída. Entre el 2005 y el 2007, a la par de la crisis de las hipotecas subprime en los Estados Unidos, el ladrillo español pasó de ser el motor de la economía hispana a su lastre, que llevó a una de las más rudas crisis en Europa.

La crisis española que ya cumple 10 años estuvo provocada por el colapso de a venta de vivienda (con un excedente de casas y complejos para los que no había compradores) y una inclemente subida del valor referencial para el valor del dinero (el Euribor) que en ese entonces pasó de un 2,5% a más de un 5%. La subida volvió inviable el pago de muchas hipotecas, y al drama de los desalojos (que llegaron a ser más de 300 al día). El alza del desempleo y la contracción del consumo no se hicieron esperar.

Hay que recordar que, acorde con la ley española, una deuda hipotecaria no se cancela con la entrega de la vivienda: además del embargo de la casa, el titular de la hipoteca debe pagar todo lo adeudada. Y si no lo hace él, debe responder su aval…

La nueva tormenta: los impuestos sobre las hipotecas

La nueva sacudida de las hipotecas en España, que ha castigado duramente la Bolsa de aquel país esta semana, tiene como protagonista al pago de los impuestos asociados al establecimiento de una hipoteca. Hasta febrero de este año quedaba establecido que los clientes debían hacerse cargo del pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y del de Actos Jurídicos Documentados. El ITP np tiene un impuesto equivalente en México, y el AJD se parece de algún modo a los gastos notariales. Ambos impuestos pueden sumar hasta un 2% del valor de la vivienda hipotecada (1,5% para el AJD y 0.5% para el ITP).

A lo largo del tiempo estos impuestos se han págado en partes iguales (por prestatario y prestamista), y en ocasiones por el titular de la vivienda. Como se trata de impuestos confusos, que varían de comunidad autonómica en comunidad autonómica, han sido motivo de controversias legales, y esta semana se sumó una mes.

En primera instancia, los tribunales españoles decidieron que era justo que los bancos pagasen esos impuestos, y emitieron una sentencia retroactiva. Es decir: los bancos debían devolver a sus clientes el pago de estos impuestos. Ello significaría un desembolso millonario de parte de la banca española en su consulta.

La reacción de la Bolsa no se hizo esperar, y la cotización del IBEX español se vino abajo. Los magistrados españoles recularon, y emitieron una segunda sentencia que echaba atrás esa decisión.

En este momento se suceden las protestas de los titulares de hipotecas, y hay una gran presión sobre mediática a favor y en contra de los bancos.

¿Se viene otra caída de la economía española?

Continuar leyendo
655 Hits
0 Comentarios