Cómo eliminar el moho de las paredes

Cómo eliminar el moho de las paredes

Eliminar el moho de las paredes es muy sencillo, tan sólo necesitas un poco de lejía o cloro, un rociador y un cepillo. Rociando las paredes hasta dejarlas bien impregnadas del cloro y luego cepilla hasta sacar todo el moho, así de sencillo. 

 

¿Qué es el moho?

El moho es un hongo que crece en lugares con humedad, temperatura alta y baja luminosidad. El exceso de humedad condensada en los lugares con poca ventilación, generan moho. Lo ideal es ventilar el lugar y procurar que reciba sol directo.
En algunos casos, se ha reportado que personas pueden presentar enfermedades respiratorias crónicas y de infección al estar expuesto por tiempo prolongado al moho. De hecho, algunos tipos de moho producen micotoxinas que pueden ser causantes de graves enfermedades en humanos y animales, incluyendo fiebre y dificultad para respirar.

¿Cómo afecta el moho en la imagen de una casa?

No se trata solamente de la imagen, como vimos en el punto anterior se trata de un problema de salud. Los niños y bebés expuestos al moho, son más propensos a desarrollar algún tipo de enfermedad respiratoria crónica como asma, alergias, etc. 
En las casas viejas o con poco mantenimiento, es fácil detectar los lugares donde hay o hubo rastros de moho. Si el moho es reciente, este tipo de limpieza puede frenar el problema de forma definitiva, pero si el problema es arraigado y añejo, se verá una sombra negra o grisácea en esquinas y orillas inferiores y superiores. 

El olor es también un síntoma característico de evidencia de moho. Es un olor parecido al de una levadura o sudor ferroso fácilmente distinguible y familiar para todos, lo que conocemos como aroma a "humedad", también lo podemos relacionar con libros viejos, armarios que no se han ventilado en mucho tiempo, ropa que ha quedado humedecida y almacenada, o bien, cualquier material orgánico en descomposición.

¿Cómo eliminar el moho de manera definitiva?

Por su puesto, para eliminar el moho de manera definitiva, habrá que sacar  las fuentes de humedad. Ya sea una gotera interior o exterior, plantas o fugas de humedad provenientes de invernaderos, cocina, regaderas o baños.
A continuación, hay que dar un tratamiento especial a las paredes sensibles a la humedad; 
la solución de raíz será darle a las paredes un tratamiento de impermeabilizante con doble capa de pintura anti moho. No sin antes limpiar el área afectada de la siguiente manera:

  1. Llena un rociador con una taza de cloro sin diluir.
  2. Empapa el área donde se vea el moho y pulveriza hasta diez centímetros al rededor.
  3. Talla con un cepillo de cerdas de plástico.
  4. Remueve todo el rastro con un paño seco.
  5. Esto deberá detener la reproducción y dispersión del hongo en las paredes o pisos.

Medidas precautorias para quitar el moho

El cloro es un componente químico de alto grado de riesgo que desgraciadamente hemos normalizado y tomado a la ligera. Protege tus manos con guantes de hule, usa lentes de mica especiales y carilla protectora. Los vapores de cloro son muy potentes y altamente tóxicos. Procura tu salud y evita aspirar, ingerir y las salpicaduras de ojos, mucosa y contacto con la piel.

Consejos adicionales

Mientras más sol y luz directa tenga una habitación, el moho se podrá eliminar para siempre de manera gradual. El contacto con el sol evita la proliferación de las esporas que reproducen el moho.

¡Hasta pronto!

 

Las cinco frases a evitar para lograr una venta, p...
Cómo quitar las manchas de óxido de cualquier supe...

Related Posts