5 Maneras de hacer un hogar seguro para niños

5 Maneras de hacer un hogar seguro para niños

Hace poco una amiga me contó muy angustiada cómo los logros de su bebé le ponían los pelos de punta. Pasó de ser un bolita de brazos, a un ser un inquieto, independiente, atrevido y curioso niño en etapa de exploración que no mide riesgos. Así surge este post: si tu pequeño no conoce los riesgos a los que se enfrenta en su propio hogar, entonces somos nosotros quienes debemos hacer de su espacio un lugar seguro para minimizar consecuencias. 

Enchufes fuera de su alcance

Alguna vez a alguien se le ocurrió que los enchufes deben ir a una altura en la que los bebés que gatean puedan introducir sus dedos, olerlos con su nariz y probarlos con su boca. Sí, su lengua húmeda. Si aún no sabes de lo que tu hijo sería capaz con tal de tener un nuevo sabor en la boca, ¡no esperes a averiguarlo! Corre y compra protectores de enchufe. Se trata de pequeñas "clavijas" de plástico con tapa que no son fáciles de quitar para un niño (ni para un adulto). Su color no es atractivo para los niños y resulta muy útil.
Incluso en los almacenes más caros, este es un artículo económico, la caja con 40 protectores ronda en los $35 pesos. 

 

Esquinas filosas lejos de sus ojos y cabecita

Mesas, sillas, adornos, escritorios; hay muebles de los que podrás desencantarte una vez que le abren la frente a tu criatura. Y es que cuando menos te lo esperas, el pequeño gateador se levanta y esa filosa esquina llega justo a la altura de su cabeza. Evítate la pena de deshacerte de tu mueble y de llevar al crío a cerrarle la herida, utiliza protectores de silicón. Se trata de gomas de silicón en forma de curva redondeada y un ángulo con pegatina que hace contacto con la esquina filosa. Su precio es de 15 pesos aproximadamente cada protector y valen mucho la inversión.

Reorganiza tu alacena

No te quiero contar lo que puede pasar si tienes detergente, cloro, limpiador de pisos y destapa caños a la altura del piso. Tampoco quieres saber lo que puede pasarle a tus refractarios de vidrio favoritos si los guardas en el gabinete inferior de la cocina. Sin comentarios a esos productos pesados en lo alto, como latas de sopa justo a un lado del paquete de galletas.
Llega una edad, en  la que los niños se sienten confiados en la cocina y entran a husmear, al final de cuentas, son los rumbos de mamá y ellos también quieren aprender. Dalo por hecho, no lo podemos evitar. Mejor convierte ese lugar en una zona de tregua para tu hijo.
Coloca los limpiadores lejos, muy lejos de su alcance y bajo llave; no hay discusión al respecto. Y cada vez que te vea usando el "producto en cuestión", no te canses de repetir: "Esto lo pueden usar solamente papá o mamá, porque son grandes, tú no porque eres un niño y te puedes enfermar, promete a mamá que nunca lo tocarás". (Quizás te interese Cómo hacer un quita manchas casero
Tus refractarios de vidrio y cerámica deberán tomar lugar en las gavetas superiores, mientras que al alcance de los niños deberán estar todas aquellas cosas que puede tomar: sus trastes de plástico, envases de viaje, loncheras, y cosas no pesadas que aunque nos duela en su dieta, debe ser menor el riesgo que implique para ellos comerlo que alcanzarlo, como las galletas, los cereales, etc., es ahí donde entras tú con el sermón: "si te da hambre avísame y te preparo algo rico, las galletas son postre". Y luego admitir que de todos modos las comerá.
Sé muy incisiva con tu pequeño para que nunca use la estufa, ellos lo entienden. Aquí puedes saber más sobre Cómo organizar la alacena

Educación y preparación

Cuando hablamos de medidas de seguridad en la casa, a veces olvidamos lo más importante y esto es: educar a nuestros hijos a reconocer el riesgo. Son sumamente capaces e inteligentes y bien merecen una explicación y motivos para que acaten tus órdenes con fundamento. Basado en esto, invito a todos los padres de familia a que a partir de los 3 años, enseñen a sus hijos a memorizar la dirección y teléfono de su casa, los nombres con apellidos de sus papás y un número telefónico de alguien de confianza para emergencias.

Más educación todavía

Cuando era niña mi mamá me decía: "No le abras a nadie la puerta mientras voy al mandado, aunque te digan que son buenas personas y te van a dar dulces, aunque te digan que me conocen", y luego me contaba la historia de cómo el lobo se disfrazó de ovejita. Hoy en día es igual pero se suman las redes sociales. Tú eres parte de que esta seguridad se complete. Nunca subas fotos de tu hijo a las redes sociales y mucho menos con el uniforme de su colegio, evita escribir siempre en los mismos horarios y procura avisar mediante un texto privado a los integrantes de la familia, constantemente dónde estás (a qué hora sales y a qué hora regresas); "Familia, voy a pasear con Mateo al parque, regreso en una hora".
Mantener informada a la familia sobre nuestro paradero, y evitar compartir información privada de la familia con extraños, es un gran paso hacia la seguridad en el hogar.

¡Te deseo lo mejor del mundo!

Cómo quitar el pelo de gato de los sillones
Nuevas tendencias Shabby con influencias urbanas

Related Posts