Nia Romero dedica gran parte de su tiempo a las letras, el rescate animal, y a cocinar por placer. Se le encontrará a menudo sanando a sus seres queridos con un masaje o un postre.